jueves, 20 de enero de 2011





... no era un problema de matemáticas que no supiera resolver. Tampoco era que su madre lo obligara acomer aquellas odiosas lentejas. Ni siquiera era que tuviese miedo al mounstruo del armario.

No hay comentarios: